“We can do better” “Podemos hacerlo mejor”  – Manhattan Times News

News other


“Podemos hacerlo mejor”

El defensor del pueblo presenta un plan para acabar con el problema de la falta de vivienda en Nueva York

Por Gregg McQueen


Un nuevo plan pretende aliviar la crisis de la falta de vivienda en la ciudad.

Se puede hacer.

Un grupo de especialistas en vivienda, activistas, abogados y personas que han estado sin hogar, junto con el defensor público Jumaane Williams, insisten en que la crisis de la falta de vivienda en la ciudad puede frenarse e incluso acabarse, dentro de cuatro años.

El Comité para Terminar con la Falta de Vivienda antes de 2026, convocado por Williams en 2020, publicó un nuevo informe que ofrece recomendaciones concretas basadas en su trabajo durante los últimos dos años.

“Estamos en una situación de emergencia”, dijo Williams.

Al presentar el informe en una rueda de prensa frente a su oficina de Manhattan el 29 de julio, explicó que la población sin hogar de la ciudad -que ronda las 50,000 personas- va a aumentar. Señaló que el precio promedio de los alquileres en la ciudad, de $4,000 dólares, y la expiración de la moratoria estatal sobre desalojos son factores que contribuyen a ello.

“Es imposible que esto no empeore, simplemente porque hemos visto que el mercado de vivienda está por las nubes”, señaló Williams.

El informe detalla un triple enfoque para afrontar la crisis de la falta de vivienda: mejorar los refugios existentes para atender mejor las necesidades de los residentes, proporcionar mejores servicios sociales a los neoyorquinos alojados para evitar que se queden sin hogar, y construir una gran cantidad de apartamentos permanentes y asequibles.

“Estamos en una situación de emergencia”, dijo el defensor del pueblo Jumaane Williams.

“Este informe se basó en innumerables entrevistas con los verdaderos expertos en el problema de la falta de vivienda: personas que lo han vivido en carne propia”, dijo Sara Newman, miembro del Comité para Acabar con la Falta de Vivienda y directora de Organización de la Iniciativa Corazones Abiertos. “También se basa en las ideas de los proveedores de servicios y los defensores que nos dijeron lo que necesitan para tener éxito: imaginamos una ciudad en la que las personas puedan obtener el apoyo que necesitan para permanecer en sus hogares antes de quedarse sin hogar”, dijo Newman, “y una en la que, si se quedan sin hogar, puedan tener acceso a una vivienda con la suficiente rapidez como para que la estancia en un albergue sea realmente temporal”.

Entre sus recomendaciones, el informe propone ampliar el acceso a los vales de la Sección 8 y de CityFHEPS para subvencionar el alquiler de las familias con bajos ingresos, aumentar el número de viviendas de apoyo de la ciudad, convertir los hoteles vacíos en viviendas asequibles y ofrecer las viviendas públicas disponibles a las personas sin hogar.

“Podemos hacerlo mejor”, dijo el defensor de las personas sin hogar Shams DaBaron.

Williams dijo que deberían ofrecerse más servicios legales y otras ayudas para garantizar que los neoyorquinos no se queden sin hogar “desde el principio”.

“Hemos comprobado que los apoyos no están ahí para las personas que están a punto de quedarse sin hogar”, dijo.

El sistema actual de albergues de la ciudad es ineficaz para llevar a las personas a una vivienda permanente, según el informe, que señala que los neoyorquinos están permaneciendo más que nunca en los albergues.

En el caso de las familias, la estancia promedio en los refugios es de más de 500 días, según datos del Departamento de Servicios para Personas sin Hogar (DSS, por sus siglas en inglés).

Williams criticó al gobierno de Adams por realizar barridos en los campamentos de personas sin hogar y por involucrar a la policía en las interacciones con los neoyorquinos sin hogar. Sugirió que la ciudad no ha dado prioridad a la construcción de suficientes viviendas asequibles.

“Ahora mismo, la atención se ha centrado en abrir nuevos refugios… o en empujar a la gente de un espacio a otro”, dijo Williams.

“Muy a menudo, cuando la gente dice que quiere solucionar la crisis de la falta de vivienda, significa que no quiere ver a las personas sin hogar”, comentó.

“Este informe se basó en innumerables entrevistas con los verdaderos expertos en el problema de la falta de vivienda: personas que lo han vivido en carne propia”, dijo Sara Newman, miembro del Comité.

Delsenia Glover, ex defensora pública adjunta de equidad en la vivienda y miembro del Comité, ofreció otra motivación para que la ciudad evite la falta de vivienda: la simple economía.

“Cuesta más dinero alojar a la gente en un albergue que mantenerla en su casa”, afirmó.

Según el informe, el costo mensual medio de alojar a una familia en un albergue es de unos $6,000 dólares.

De acuerdo con los datos del informe, el costo anual estimado del sistema de refugios operado por el Departamento de Servicios para Personas sin Hogar es de unos $2,000 millones de dólares, con un gasto adicional de $250 millones para operar refugios adicionales para sobrevivientes de violencia doméstica, jóvenes, personas con VIH/SIDA y quienes necesitan reubicación de emergencia después de un incendio, inundación u otro desastre.

Según el informe, el costo de mantener refugios para personas sin hogar es mayor que el de cualquier programa de vivienda en la ciudad de Nueva York.

Williams criticó al gobierno de Adams por realizar barridos en los campamentos de personas sin hogar.

Williams subrayó que el problema de las personas sin hogar y la falta de vivienda asequible deben considerarse como algo interrelacionado.

“Cuando la mayoría de la gente habla de las personas sin hogar, lo hace de forma aislada”, dijo. “Hay que hablar de ellas y de la vivienda exactamente al mismo tiempo”.

“Nos enfrentamos a una crisis. Ahora mismo hay cerca de 200,000 desalojos pendientes”, dijo Glover. “Si este plan estuviera en vigor hace dos años, podríamos proteger a esas personas. Lo que ocurre es que caen en un agujero negro”.

Williams instó a la gobernadora Kathy Hochul a que apruebe una legislación de desalojo por “buena causa” que prohíba a los propietarios desalojar a los inquilinos sin una orden de un juez del tribunal de vivienda.

“No hay literalmente ninguna razón por la que no se deba aprobar el desalojo por buena causa, excepto que la industria inmobiliaria ha puesto mucho dinero en engañar a la gente sobre lo que hace el desalojo por buena causa”, dijo.

De izquierda a derecha: el alcalde Adams, el defensor DaBaron, el comisionado Jenkins del DSS y Williams participan en una “pijamada” en el centro de la ciudad para demostrar su solidaridad con las personas sin hogar.
Foto: Violet Mendelsund | Oficina del alcalde de NYC

“La gobernadora ahora mismo puede lograr que se apruebe esta legislación. Es una de las cosas más importantes que podemos hacer para ayudar a proteger a las personas y mantenerlas en sus hogares en primer lugar”, añadió.

El defensor de las personas sin hogar, Shams DaBaron – conocido por el apodo “Da Homeless Hero”, elogió el plan.

“Estamos presentando algo que da soluciones reales y detalladas”, dijo. “Voy a darle un consejo al alcalde: tiene que ver esto”.

DaBaron ya ha pasado tiempo con el alcalde Eric Adams para hablar de los problemas de las personas sin hogar e interactuar con individuos que viven en la calle.

También ayudó a organizar una fiesta de pijamas el 30 de julio en Morningside Park, diseñada para llamar la atención sobre la difícil situación de las personas sin hogar. Decenas de participantes pasaron la noche en la calle 119 y la avenida Morningside.

“Nos enfrentamos a una crisis”, dijo Delsenia Glover, miembro del Comité.

“El objetivo es traer a personas no afectadas a este espacio, para que puedan experimentar lo que muchos de mis compañeros viven”, dijo DaBaron.

Williams, Adams y el comisionado del Departamento de Servicios Sociales, Gary Jenkins, fueron de los que visitaron el evento.

“Tenemos que involucrar a la comunidad. Tenemos que cambiar la narrativa sobre lo que realmente es la falta de vivienda”, dijo DaBaron al Manhattan Times.

“Soy el tipo que dormía en el banco del parque, en los trenes. Soy ese tipo. Pero les hice saber que no soy un peligro para su comunidad”, dijo. “Ahora estoy prosperando y de hecho intento hacer algo bueno. Todo el mundo tiene el mismo potencial, pero tenemos que darles viviendas buenas y dignas y tenemos que darles los servicios que necesitan. Podemos hacerlo mejor”.

  Puede leer el informe completo aquí: on.nyc.gov/3BC75QP.







Source link

Добавить комментарий